EL MOBBING


¿Qué es el mobbing?

 

Es una situación que se produce en el trabajo en la cual se acosa a una persona que resulta molesta, de manera que se le haga insoportable seguir trabajando allí y abandone su puesto de trabajo.

 

Es decir, es una situación de acoso moral tan intensa que la víctima de éste sufre efectos devastadores tales como estrés, depresión, nerviosismo, enfermedades psicosomáticas (úlceras, colitis, insomnio, enfermedades en la piel...) y sobre todo, estrés-postraumático, por lo que la persona reexperimenta continuamente la situación laboral, vigilancia constante por si se vuelve a producir, llanto, evitación de la situación laboral o de las personas que le acosan.

 

Para que pueda considerarse mobbing, en el acoso debe darse por lo menos una conducta de hostigamiento a la semana durante seis meses o más.


¿Quién puede realizar mobbing?

 

Los acosadores pueden ser tanto jefes o superiores de la víctima, como compañeros de ésta e, incluso, subordinados.


¿Cuándo se produce?

 

Se da por diversas razones. En general suele empezar por un conflicto normal en una situación laboral que va empeorando por una mala resolución de conflictos. Sin embargo, poco a poco se empiezan a producir conductas agresivas que intentan hacer daño. Quizá el mayor problema surge cuando los superiores apoyan al acosador (en muchos casos porque creen al agresor) y no se respetan los derechos de la víctima, por lo que el problema empeora aún más.

 

En otras ocasiones el mobbing se produce simplemente porque el trabajador realiza su trabajo muy bien, por lo que genera envidias y miedos a ser superado jerárquicamente por éste.

 

Es de destacar que, sobre todo al principio, la víctima no entiende nada, no sabe por qué está ocurriendo eso y cree que es culpa suya, que no vale suficiente, que se lo merece, etc.


¿Qué tipo de conductas pueden considerarse mobbing?

 

Aislamiento (hacerle el vacío, rechazar todo contacto, incluso el visual, no se le habla ni se le escucha, se le prohibe a sus compañeros hablar con él/ella...)

 

  • Ataques a su trabajo y su situación laboral (críticas injustas, darle trabajos de mucha menor categoría o que no está capacitado/a para hacer y después desacreditarle por ello, darle una sobrecarga de trabajo y criticar que no lo ha terminado, no darle trabajo alguno, etc.)
  • Infravaloraciones y ataques a su dignidad (insultos, se hacen correr rumores falsos sobre él o ella, se le inventa una enfermedad a la víctima, se le ridiculiza o degrada, se le acosa sexualmente...)
  • Daño (o posibilidad de que exista) a la salud física: se le agrede físicamente o se le amenaza, se le ocasionan gastos con la intención de perjudicarle, se le ocasionan daños en su domicilio o en su puesto de trabajo, etc.

Generalmente, la víctima de mobbing suele acogerse a una larga baja laboral, en la mayoría de las ocasiones por depresión.

 

Además, aunque vea que se le está realizando mobbing, es muy difícil conseguir apoyo en el centro de trabajo ya que los compañeros también tienen miedo.

 

¿Qué hacer si se sufre acoso?

 

Lo primero es darse cuenta de que está sufriendo mobbing y que lo que ocurre no es culpa suya. Después será necesario buscar apoyos, tanto de compañeros como de sindicatos, asociaciones, abogados... en caso de que las secuelas psicológicas sean tan intensas que la persona se encuentre sin fuerzas para actual o deprimida, con ideas de suicidio, con fuerte ansiedad o, en general, que sean suficientemente fuertes como para necesitar apoyo, serán necesario acudir a un  psicólogo ya que no desaparecen simplemente al dejar el trabajo sino que se mantienen  mucho tiempo después e incluso le pueden incapacitar para volver a trabajar ya que la persona siente miendo a volver a pasar por una situación parecida.


CenPsiSa

Mª Isabel García Medina

Psicóloga Col. Nº: M-11.045





Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© CenPsiSa Centro de Psicología para la Salud

Página web creada con 1&1 Mi Web.

Llamar

E-mail

Cómo llegar