LA AUTOESTIMA

 

La autoestima, como muchos otros términos psicológicos, ha pasado a ser algo de lo que todo el mundo habla. Aún así, es importante clarificar muy bien qué es la autoestima antes de poder modificarla, si es necesario.


¿Qué es la autoestima?

 

La autoestima es la visión que tenemos de nosotros mismos, de nuestra personalidad, de nuestra imagen, de nuestras habilidades, etc. Esta visión incluye también la valoración que hacemos de ella. Sin embargo, no hay que olvidar que para hacer una valoración tenemos que tener un marco de referencia con el que comparar, y esto lo obtenemos de la comparación con otras personas, con lo que nos han dicho, con las valoraciones que nos han hecho y con nuestros éxitos y logros personales. Por ello hay mucha gente que a pesar de que las personas de alrededor consideren que son guapas o están delgadas, por ejemplo, ellas mismas no lo ven así, ya que su marco comparativo es distinto.

 

La autoestima, puede ser tanto positiva como negativa. Una persona con la autoestima positiva será una persona que tiene una visión de sí mismo realista pero positiva por lo que no necesita la aprobación de los demás, no se cree mejor ni peor que nadie. Ya que no teme la opinión de los demás, expresa sus emociones con libertad y se enfrenta a situaciones nuevas con alegría, viéndolas como un reto a superar y no como un bloqueo en su camino. Tiene interés en comunicarse y en las relaciones con otras personas y es independiente. Sabe enfrentarse a las cosas que no le salen como desearía y aprende de ellas.

 

Sin embargo una persona con la autoestima negativa es todo lo contrario: es dependiente de los demás, de lo que piensen, de sus posibles comentarios, de lo que puedan decir. Por ello, condiciona su vida a los demás y pierde su independencia. No hace cosas que le gustaría hacer por si no le salen bien, no expresa sus sentimientos por si no le corresponden o por si le rechazan y por ello no se comunica adecuadamente porque tiende a esconder o a no decir. No le es cómodo relacionarse con otras personas porque “van a ver sus defectos, su torpeza o lo gordo que está”... Así pues, se pierden partes muy importantes de la vida y no están alegres sino amargados.

 

Como apunte diré que existe un límite para la alta autoestima ya que hay personas que parecen tenerla tan elevada que infravaloran a los demás, por lo que son dañinos con ellos, les enjuician y consideran que están por debajo. En general, y aunque parezca extraño estas personas suelen tener la autoestima muy baja y han aprendido a esconderlo para que no le hagan daño, de un modo equivocado, haciendo daño ellos mismos como creen equivocadamente que se lo haría a ellos una persona con una buena autoestima.

 

Así pues, la autoestima va a determinar todos los aspectos de la vida.  Ya que si no hay una buena autoestima la persona no se esforzará ante los retos y no conseguirá superarlos, por lo que no avanzará y se quedará estancada, y su autoestima empeorará. O se hará tan dependiente de la opinión de los demás que sólo se comportará de acuerdo a lo que los demás vayan a valorar como positivo, independientemente de sus propios gustos, lo cual también empeorará la valoración que tiene de sí mismo/a. Y, sobre todo, evitará las relaciones sociales en las que no se sienta segura/o por lo que puedan pensar de ella/él, por lo que puede incluso generar una fobia social (miedo a las relaciones sociales) o cualquier otro problema relacionado con la ansiedad, ya que, vivir controlando constantemente lo que se hace o dice provoca un exceso de ansiedad y un estado de ánimo deprimido que puede llegar a puntos extremos.Así pues, la autoestima es un círculo vicioso que empieza en la infancia y que determina la vida de las personas. 

 

Por todo ello, y aunque no es fácil, es muy importante la modificación de la autoestima en cuanto se vea que hay un déficit, ya que cuanto más establecido esté el problema, más parcelas de la vida determinará y más complicado será de tratar. Como he comentado anteriormente, muchos de los problemas que acuden a la consulta de un psicólogo pueden venir determinados por una autoestima deficiente, por ejemplo, depresiones, fobias sociales, dependencia, problemas de pareja, trastornos de alimentación, etc.


CenPsiSa
Mª Isabel García Medina

Psicóloga Col. Nº: 11.045

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© CenPsiSa Centro de Psicología para la Salud

Página web creada con 1&1 Mi Web.

Llamar

E-mail

Cómo llegar