HIPERACTIVIDAD Y DÉFICIT DE ATENCIÓN (TDAH)

 

Durante la infancia, muchos niños y niñas tienen problemas para prestar atención a cosas que no les interesan demasiado, tienen dificultades para permanecer quietos, tienen cambios bruscos de carácter, son excesivamente impulsivos e incluso desobedecen o se pegan con otros niños constantemente.

 

Como muchos de los trastornos infantiles, forma parte de un continuo, es decir, todos los niños a veces son desobedientes o no atienden o se pelean con sus compañeros de clase. Lo que definirá a un niño con hiperactividad será la frecuencia con que lo haga, la intencionalidad, la intensidad de las conductas.

 

La mayor parte de los padres de niños con hiperactividad comentan con sus amigos, familiares, etc. que su hijo es especialmente nervioso, que no para un minuto, que no hace caso de lo que se le dice o que tiene rabietas constantes.

 

Cuando, sobre todo, la madre, dice estas cosas, ya está en un estado de tensión importante por lo que las personas que la escuchan suelen pensar que el problema está en ella, que le consiente demasiado, que no tiene aguante, incluso "que es primeriza".  Sin embargo, lo que suele ocurrir, es que los niños fuera de casa no tienen conductas tan problemáticas como en casa porque hay más estímulos nuevos y se divierten más.

 

Muchas personas han oído hablar del Déficit de Atención con o sin Hiperactividad (TDAH) pero les parece que "eso es algo muy raro", "los niños son así porque no les saben educar", "sus padres deben tener problemas en casa y están muy nerviosos", y un sin fin de cosas más.


CAUSAS

 

Hay varias teorías que explican el origen del trastorno, pero no todas se han podido demostrar de igual forma.

 

Estas son:

 

  • Causa Biológica: el TDAH sería debido a una deficiencia de ciertas sustancias del cerebro (neurotransmisores) que están localizadas en el área encargada de la atención y el movimiento.
  • La Herencia: que tengan familiares directos con ese trastorno.
  • Otras causas: riesgos perinatales (tabaco, alcohol o drogas consumidos durante el embarazo) o complicaciones durante el parto.

Si no se diagnostica o se trata a tiempo el TDAH, existen muchas probabilidades de que presente un bajo rendimiento y fracaso escolar, baja autoestima, depresión, inseguridad, disminución de su capacidad de aprendizaje..., además, y debido a que genera mucha ansiedad a su alrededor, suelen tener problemas familiares.Se cree también que entre un 3 y un 5% de los niños/as tienen TDAH, aunque la frecuencia es mucho mayor en niños que en niñas. 

 

CARACTERISTICAS DEL TDAH

 

No todos los niños tienen los mismos déficits, además hay que tener en cuenta que existen varios tipos de TDAH: los niños que sufren Hiperactividad sola, sin problemas de atención; niños con déficit de atención sin hiperactividad y niños que tienen hiperactividad y déficits de atención.

 

Por ello, los síntomas son: 

 

  • Hiperactividad: excesivas carreras o saltos, dificultad para sentarse o para mantenerse sentado, agitación excesiva, intranquilidad motora durante el sueño, tener siempre "un motor" que les impulsa...
  • Falta de Atención: deja las cosas sin terminar, parece que no escucha, se distrae fácilmente, tiene dificultad para concentrarse en tareas o trabajos... Es muy importante destacar que niños con déficit de atención pueden prestar atención durante mucho tiempo a tareas que les sean muy motivantes como la consola, la televisión... en las que además los estímulos están cambiando rápidamente. En general, y aunque se llame déficit de atención, lo que les ocurre es un déficit para poder dirigir su atención a tareas que no les motivan, lo que suele confundir a los padres, y a veces, a profesionales y profesores.
  • Impulsividad: actúa antes de pensar, cambia frecuentemente de una actividad a otra, es poco organizado, necesita supervisión constante, tiene riñas frecuentes es clase, no espera su turno ...Además el problema se inicia siempre antes de los siete años y dura más de seis meses.

 

TRATAMIENTO: 

 

Lo primero que los padres deben saber si tienen un hijo con TDAH es que es un problema que no es grave, pero sí molesto, ya que se pueden mejorar mucho los síntomas, pero no se podrán eliminar del todo.

 

Por ello, es importante el control de las conductas problemáticas, para que no vayan a más. Así pues, es  imprescindible que los padres sepan que no tiene intención de portarse mal, que lo hace porque no puede controlarse. Premiarle con halagos o un pequeño premio cuando hace algo bien le ayudará a reconocer cómo se debe comportar, plantearse objetivos realistas, por ejemplo, no pretender que se pase toda la comida sentado, sino cinco minutos (según el tiempo que aguante normalmente), premiárselo e ir incrementando poco a poco el tiempo que debe estar sentado para conseguir un premio.

 

El ambiente que le rodea deberá ser ordenado y organizado en cuanto a las rutinas diarias, el espacio, los horarios... Pedirle las cosas poco a poco, por ejemplo, no pedirle que vaya a su habitación,  recoja sus juguetes y saque las tareas escolares, sino pedirle una cosa cada vez. 

 

De todos modos los padres deben saber también que no todo son desventajas y que suelen ser niños con una gran creatividad, expresividad afectiva, pensamiento rápido e intuición, sensibilidad, sinceridad, falta de malicia, buena intención, gran capacidad de convencimiento e intuición, etc.

 

Existen también tratamientos farmacológicos que pueden ayudar al niño sobre todo, en los horarios escolares, lo cual mejora su rendimiento en clase al mejorar su atención, concentración, impulsividad y su movimiento descontrolado.

 

En los adolescentes y adultos los movimientos extremos (la hiperactividad) ya suele haberse controlado, por lo que a veces es difícil de diagnosticarlo. En general suele haber dejado conductas de "descarga" como pequeños movimientos en un pie, en una mano, tics nerviosos... y el déficit de atención aunque siga estando puede existir de una forma más adaptativa, por lo que habría que estar atento a los síntomas secundarios como baja autoestima, depresión, conductas adictivas, dificultades sociales, etc.

 

CenPsiSa

Mª Isabel García Medina Psicóloga

Colegiada Nº: M-11045

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© CenPsiSa Centro de Psicología para la Salud

Página web creada con 1&1 Mi Web.

Llamar

E-mail

Cómo llegar