TRASTORNO BIPOLAR

 

El  trastorno bipolar es un problema poco conocido por la sociedad en general, probablemente porque es difícil de diagnosticar. En la actualidad, está apareciendo un número creciente de casos, sobre todo en gente  joven, relacionados con el consumo de drogas tipo éxtasis.

 

Una persona con T. Bipolar suele acudir a consulta por un estado depresivo muy profundo, que se inició, generalmente, sin una causa aparente o ante una causa no proporcionada a ese estado.  Sin embargo, cuando profundizamos en el problema, nos encontramos con que la persona ha sufrido, por lo menos un episodio de irritabilidad o euforia extrema y mantenida en el tiempo. En general, las personas que lo sufren como euforia son extremadamente felices durante este tiempo, e incluso, lo que solicitan del terapeuta es que les ayude a encontrarse así todo el tiempo. En ocasiones, incluso buscan esa felicidad ellos mismos a través de drogas de cualquier clase, por lo que el problema empeora claramente.

 

Durante el período de euforia (período maníaco o hipomaníaco) pueden darse los siguientes síntomas: autoestima exagerada o grandiosidad, disminución exagerada de la necesidad de dormir, habla incrementada y generalmente muy rápida, sensación de que el pensamiento está acelerado y/o fuga de ideas, distraibilidad, hiperactividad (incremento exagerado e intencionado de la actividad) y/o agitación psicomotora, e implicación excesiva en actividades placenteras que tienen un alto potencial para producir consecuencias graves (p. ej. compras compulsivas, inversiones económicas también impulsivas, indiscreciones sexuales...). Cuando el sujeto se encuentra “bien”, ninguno de estos síntomas aparece. En otras ocasiones, la persona no tiene sensación de felicidad extrema, sino de irritabilidad y la gente suele decir de ellos “que tienen mucho temperamento”.

 

Hay que destacar que este periodo puede distinguirse de la felicidad en que, sobre todo, el estado de ánimo no se normaliza, es decir, una persona que está alegre por algo, incluso durante el período que lo está celebrando, normaliza su estado de ánimo en algún momento (se tranquiliza) y una persona con un episodio maníaco o hipomaníaco, no lo hace. Puede diferenciarse también de la felicidad en que la persona que lo sufre pierde la capacidad de juicio; en que su inicio, al igual que el del estado depresivo, no tiene una causa aparente o proporcionada a ese estado;  y, sobre todo, hay ciclos de alternancia entre la más profunda de las depresiones y la más absoluta alegría (aunque pueden darse muy separadas en el tiempo).

 

En algunas personas, los períodos de subida y bajada pueden durar varios meses y mantenerse también varios meses de “normalidad” entre ellos. Sin embargo, en otras personas, los cambios pueden darse varias veces en una semana, incluso varias veces en un mismo día.

 

Por todo ello, es importante que las familias que tienen un miembro que sufre un trastorno bipolar conozcan la existencia de este problema y acudan a un profesional que les asesore, ya que familiarmente, tener una persona así en casa es muy desestabilizante y produce un gran esfuerzo emocional.

 

El tratamiento suele ser largo en el tiempo ya que es complicado porque no sólo hay que mejorar el estado de ánimo cuando está deprimido, sino que hay que reducir el episodio de euforia, y generalmente esto es algo que les cuesta mucho admitir. Ellos preferirían estar siempre en ese estado (aunque su familia, probablemente no lo resistiría). Por eso mismo, no solamente es necesaria terapia psicológica, sino también psiquiátrica, que mantenga el estado de ánimo normalizado para poder trabajar en las habilidades necesarias para controlar, primero sus estados depresivos (y eliminar, si se producen, las ideas de suicidio) e inmediatamente después, los episodios peligrosos que suelen producirse durante la fase de “subida”.

 

Así pues, los objetivos de tratamiento han de ser: el alivio de síntomas, el restablecimiento del funcionamiento psicológico y la prevención de recaídas.

CenPsiSa- Centro de Psicología para la Salud

Mª Isabel García Medina

Psicóloga Col. Nº: M-11045

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© CenPsiSa Centro de Psicología para la Salud

Página web creada con 1&1 Mi Web.

Llamar

E-mail

Cómo llegar